II Domingo de Cuaresma

(25 de Febrero)

Segunda semana del salterio

 

La Cuaresma es el tiempo que precede y dispone a la celebración de la Pascua. Tiempo de escucha de la Palabra de Dios y de conversión, de preparación y de memoria del Bautismo, de reconciliación con Dios y con los hermanos, de recurso más frecuente a las «armas de la penitencia cristiana»: la oración, el ayuno y la limosna (Cf. Mt 6, 1-6. 16-18).
(Del Directorio sobre la Piedad popular y la Liturgia, n. 124)

 

Conferencia Episcopal Española
Cuaresma, al encuentro de la Pascua del Señor
(sotodelamarina.com 14.02.2018)

Con la celebración del miércoles de ceniza comenzamos la Cuaresma. Es el tiempo litúrgico que marca la Iglesia para prepararnos para la fiesta de la Pascua. Cuarenta días para la renovación de las promesas bautismales en Pascua de Resurrección mediante la oración, la limosna y el ayuno. Es un tiempo de escucha de la Palabra de Dios y de conversión.

 

Delegación de Liturgia y Espiritualidad
Orar con el Evangelio

 

 


El Evangelio del Domingo
II Domingo de Cuaresma (B)
(sotodelamarina.com 22.02.2018)
por Gervasio Portilla García,
Diácono permanente y periodista

 

 

 

 

Primera lectura: Gén 22, 1-2. 9a. 10-13. 15-18 (El sacrificio de Abrahán, nuestro padre en la fe)
Salmo Responsorial:
Salmo 115
(Caminaré en presencia del Señor en el país de los vivos)
Segunda lectura: Rom 8, 31b-34 (Dios no se reservó a su propio Hijo)
Evangelio:
Mc 9, 2-10
(Este es mi Hijo, el amado)

 

    En este domingo se nos anticipa el misterio de Cristo resucitado y glorificado a la derecha del Padre. Así ocurrió en el misterio de la Transfiguración que nos presenta el Evangelio: «Por la cruz. a la luz». Dios entregó a su Hijo a la muerte por nosotros (Cf. 2ª Lecturas); pero la Pasión es el camino de la Resurrección (Prefacio). Así hemos de vivir el misterio de la cruz siempre, y de modo especial en estos días de Cuaresma, llenos de esperanza en que un día también resucitaremos. Al participar en la Eucaristía del Cuerpo glorioso de Cristo, nos hacemos partícipes ya de los bienes eternos del cielo (Cf. oración después de la comunión).

 

 


Calendario Litúrgico Pastoral 2017-2018