Colaboraciones

 

La Ventana de Overton

 

 

 

25 junio, 2024 | Javier Úbeda Ibáñez


 

 

 

 

 

 

La manipulación de los procesos biológicos, el control de las máquinas digitales y mecánicas y la creación de una inteligencia no biológica que desafía la humana provocará, sin duda, grandes cambios en la sociedad, tanto culturales como éticos «sobre la apropiación de la vida y la alteración de la identidad».

La Ventana de Overton o ventana del discurso es una teoría política donde a través de una ventana muy estrecha aparecen las ideas que la sociedad puede considerar aceptables, y propone una serie de estrategias políticas que permitirán que una idea inadmisible, como legalizar el canibalismo (ejemplo que pone Joseph P. Overton, 1960-2003), pueda no parecer muy extremista o incluso aceptada. Esta ventana consigue que, paso a paso, una acción repugnante pase a estar aceptada por la conciencia de masas y por la ley. Pero la idea no se introduce en la mente de la sociedad a través de un lavado de cerebro a las personas, sino mediante técnicas totalmente sofisticadas, coherentes, lógicas y sistemáticas, en que las personas son incapaces de darse cuenta que están recibiendo esta información. La técnica está tan estudiada que tiene varias etapas para llegar al grado de aceptación: una idea impensable (convertir aquello impensable en una cosa radical), radical, aceptable (hablar mucho del tema y no aceptar que alguien se niegue a hablar), sensata (promover ideas como «el deseo de comer personas está genéticamente justificado» o «a veces una persona tiene que recurrir a ello, si se dan circunstancias desesperadas»), popular (empezará a aparecer en películas, canciones o vídeos, y finalmente aparecerán imágenes de los criminales que los humanicen, donde ellos aparecerán como víctimas de lo que la vida los ha obligado a hacer) y política (legalizar, y se hace gracias a los sectores que publican encuestas que confirman que un porcentaje elevado de la población está a favor de legalizar el canibalismo en la sociedad).

Vivimos en la sociedad de la tolerancia, donde todo cabe, y dónde parece que no hay unos ideales preestablecidos que ayuden a diferenciar la división entre el bien y el mal. Cualquier idea, por aberrante que nos pueda parecer, puede llegar a estar aceptada por la sociedad e incluso llegar a hacer leyes para poderla regular.

El posthumanismo, los clones, la evolución dirigida, la singularidad hombre-máquina, las capacidades aumentadas, las prótesis inteligentes, la inteligencia artificial… son conceptos que ya hace mucho tiempo que escuchamos en las noticias, pero, ¿hasta qué punto son conceptos trasladables a la vida real?

La Ventana de Overton es una teoría política que explica cómo inocular en la sociedad una idea. A través de diferentes estadios se iría presentando una idea que primero parecería impensables y radical, luego aceptable y sensata, y finalmente popular y viable políticamente. Este proceso es el que ha tenido lugar para imponer en la sociedad occidental ideas como el derecho al aborto o la eutanasia.

La Ventana de Overton es una teoría política que describe cómo se puede cambiar la percepción de la opinión pública para que las ideas que antes se consideraban descabelladas sean aceptadas a largo plazo. Las ideas no se pueden cambiar de golpe y porrazo. Hay que iniciar procesos, asumir el conflicto que esas nuevas ideas van a provocar y tener paciencia para que lo que hoy parece inconcebible, mañana sea aceptado por la mayoría; de tal manera que quienes se resistan a aceptar los cambios sean considerados intolerantes, fachas, retrógrados, indietristas, rígidos, etc.

Y así se cierra la Ventana de Overton: lo que antes era inconcebible e inadmisible ahora es legalmente obligatorio y oponerse es delito de odio. Ya no hay libertad. El pensamiento único se impone. El totalitarismo avanza. El disenso es perseguido y condenado. Ya no hay libertad de conciencia, ni libertad de expresión ni libertad de pensamiento ni libertad religiosa: o piensas como yo o estás condenado.

Una publicación de Mackinac Center (un grupo de expertos de tendencia libertaria) titulada «Una breve explicación de la Ventana de Overton» explica la teoría en estos términos: «La Ventana de Overton es un modelo para comprender cómo las ideas en la sociedad cambian con el tiempo e influyen en la política. El concepto central es que los políticos están limitados en cuanto a las ideas políticas que pueden apoyar; por lo general, sólo persiguen políticas que son ampliamente aceptadas en toda la sociedad como opciones políticas legítimas. Estas políticas se encuentran dentro de la Ventana de Overton. Existen otras ideas políticas, pero los políticos corren el riesgo de perder el apoyo popular si defienden estas ideas. Estas políticas se encuentran fuera de la Ventana de Overton.

»Pero la Ventana de Overton puede cambiar y expandirse, ya sea aumentando o reduciendo la cantidad de ideas que los políticos pueden apoyar sin arriesgar indebidamente su apoyo electoral. A veces, los políticos pueden mover la Ventana de Overton ellos mismos, respaldando con valentía una política que se encuentra fuera de la ventana, pero esto es raro. Más a menudo, la ventana se mueve en función de un fenómeno mucho más complejo y dinámico, uno que no se controla fácilmente desde arriba: la lenta evolución de los valores y normas sociales».

Mackinac Center representó gráficamente la Ventana de Overton como un eje vertical cuyo extremo superior suponía la ausencia total de control por parte del Estado (la libertad total) y cuyo extremo inferior representaba la existencia de un total control por parte del Estado. La Ventana de Overton se la representaba como un rectángulo que podía cambiar de posición (más arriba o más abajo) a medida que cambia la percepción que la sociedad tiene de las ideas a considerar.

Bien, hasta aquí llegaba la teoría que Mackinac Center denominó la «Ventana de posibilidad política de Overton».